Ojos Rojos

Un hombre fue a un hotel y se dirigió a la recepción para registrarse. La señora que atendía le dio su llave y le comentó que en el camino a su habitación, había una puerta sin número, que estaba cerrada y que a nadie le estaba permitido entrar. En especial que tampoco debían mirar adentro del cuarto, bajo ninguna circunstancia. El sujeto siguió las ordenes de la recepcionista y se fue directo a su habitación.

La siguiente noche, su curiosidad no lo dejaba en paz, así que el hombre decidió ir a revisar esa puerta sin número. Cruzó el pasillo y legó al cuarto; trató de abrir la perilla, desde luego estaba cerrada. Se agachó y miro por el cerrojo. Sintió una brisa fría en su ojo. Lo que vio fue simplemente una habitación común y corriente como la de él, pero en la esquina de esta, había una mujer cuya piel estaba completamente blanca. Estaba recargada con su cabeza contra la pared. El tipo se confundió un poco. Estuvo a punto de tocar, pero decidió no hacerlo.

Esta decisión salvó su vida. Se retiro y volvió a su cuarto. Al día siguiente, volvió a la puerta sin número y volvió a mirar por la rendija de la perilla. Esta vez solo veía rojo. No podía hacer nada más que ver solo un color rojo que no se movía. Pensó que tal vez la gente del cuarto lo habían descubierto y que probablemente habían tapado la mirilla del otro lado con algo rojo.

  

Comparte esta entrada


Acerca del autor:

¿Qué hay que decir? Simplemente soy un amante de los creepypastas y las cosas sobrenaturales, y se que muchas personas también comparten ésta afición es por eso que decidí crear este blog. Espero que este artículo les haya gustado, gracias por su visita y no se olviden de comentar. El artículo Ojos Rojos fue publicado por Enrique Pool el día martes, noviembre 08, 2011
 

0 comentarios:

Publicar un comentario