No Leas Esto

Debes creerme. Tengo que darte un consejo y tú debes seguirlo sin preguntar: Debes dejar de leer esto e ir directamente hasta el último Párrafo. Hazlo sin leer cualquier otro Párrafo, y hazlo ahora. Por favor... confía en mí.

Lo que ocurra ahora es completamente tu culpa. Fallaste la prueba y ahora estas en peligro. Yo no quería escribir esto. Ellos me hacen es escribirlo. Mis dedos están sobre el teclado, eso es todo, y tus ojos en estas palabras. Pase lo que pase, no mires hacia otro lado que no sean estas palabras. Continúa leyendo hasta que yo diga lo contrario. Y cuando te diga lo contrario, has exactamente lo que diga. Porque si tu no lees esto exactamente a cómo te estoy diciendo, morirás. Escucha cuidadosamente. Primero, debes saltarte el Párrafo que le sigue a este. Cualquier cosa que hagas, nunca debes leer el Párrafo continuo a este. Debes ignorarlo completamente, evitando que tus ojos bajen hasta el Párrafo que le sigue a este. Prométemelo. Por el bien de los que te aprecian. Esta es tu única oportunidad para redimirte por no haber confiado en mi hace uno momento. Sáltate el Párrafo continuo a este, y haz lo que te pide ahora.

El Párrafo Prohibido: Tenias que hacerlo, ¿No es así? Ellos sabían que lo harías. Nada de lo que intentes ahora hará alguna diferencia. Si hay personas a las que ames, llámalas. Diles lo que cualquier otra persona diría a sus seres queridos cuando uno mismo sabe que está a punto de morir. Resuelve cualquier problema. Haz tus últimos arreglos. Porque desde este momento, te mantendrás con vida solo hasta que puedas permanecer despierto. La próxima vez que duermas será la última. Ellos te están mirando. Ellos están escuchando tus pensamientos. Ellos esperaran por ti. Y cuando caigas dormido, Ellos vendrán por ti. Debes confiar en mí.

Si te saltaste el Párrafo de arriba, lo has hecho bien. Pero tus problemas aun no han terminado. Por haber confiando en mí durante la segunda pregunta, te has dado a ti mismo una oportunidad para vivir. Esto es lo que necesitas saber. Ellos te están mirando. Ellos están escuchando tus pensamientos. Ellos están esperando que cometas un error. Debes extraer la sangre de alguien a quien tú ames. Una gota, eso es todo, y colócala en tu lengua. Eso es lo que Ellos quieren. Es lo que necesitan. Ellos están dentro de ti ahora. Y están esperando. Si por alguna razón, entre el momento en que te despiertas y caes dormido no ofreces la sangre de tu ser querido, nunca volverás a levantarte. Sigue esta aviso. Y nunca, nunca regreses y leas el Párrafo Prohibido. Confía en mí.

Si seguiste mi advertencia en el Primer Párrafo, bien hecho. Puedes dejar de leer ahora. Pero nunca, nunca te atrevas a regresar y leer los Párrafos que te saltaste. Debes confiar en mí. Y por favor, deséame suerte. Estoy cansado. Tan cansado, no te imaginas cuanto...

Comparte esta entrada


Acerca del autor:

¿Qué hay que decir? Simplemente soy un amante de los creepypastas y las cosas sobrenaturales, y se que muchas personas también comparten ésta afición es por eso que decidí crear este blog. Espero que este artículo les haya gustado, gracias por su visita y no se olviden de comentar. El artículo No Leas Esto fue publicado por Enrique Pool el día miércoles, diciembre 07, 2011
 

2 comentarios:

  1. Mira este video, pues creo que es una historia tuya.

    http://www.youtube.com/watch?v=GkANQAohRnM&feature=youtu.be

    ResponderEliminar
  2. Buena historia, la ultima supongo :okay:

    ResponderEliminar