La Figura En La Ventana



Esa cosa ha estado ahí durante casi una semana. La figura de la ventana. Ni siquiera tiene rasgos, es simplemente piel sobre una forma... "humana", y, de alguna manera, parece estar presionando la ventana. 


No sé como ha llegado hasta ahí, y no sé como librarme de ella.


Al principio, pensé que podría ser una broma, un muñeco o un maniquí que algunos idiotas hubieran colgado ahí para asustarme. Pero me di cuenta de que, cuando salía de la casa para quitarlo de ahí... simplemente, no estaba. Dejé de pensar en ello, imaginando que alguien lo habría escondido mientras salía. Pero, cuando volví a mi habitación, miré por la misma ventana, y estaba ahí, mirándome. Caminé por la casa, gritando a cualquiera que estuviera ahí que saliera, pero no había nadie. Aquella cosa no tenía pelo, ni ropa alguna, y parecía que no tenía ojos, o siquiera una cara. Pero su cabeza siempre estaba girada hacia mí cuando entraba en la habitación. Sentía su odio inexpresivo, su "mirada" llena de odio clavarse en mi cuello mientras escribía en mi ordenador. Pero, en cuanto me giraba, volvía a mirar inocentemente hacia otra dirección.


El jueves, cansado de todo aquello, intenté abrir la ventana, pero estaba atascada. Creo que la manos de esa cosa la mantenían cerrada. Pero miré de más cerca su cara. Sus ojos y boca se escondían detrás de su piel, empujando hacia fuera.


Me observó, sonriendo.


Por supuesto, grité.


Eché el puño hacia atrás y lo estampé contra la ventana, decidido a librarme de aquél maldito monstruo sonriente. Sé que soy suficientemente fuerte. El cristal debería haberse roto. Pero no lo hizo. Se estremeció bajo mi mano, pero no se rompió. Y esa sonrisa se hizo más, y más grande, hasta que pensé que su cráneo se partiría por la mitad. Aquella cosa alzó su propia mano y golpeó la ventana con la palma. Se estaba burlando de mí. Pero entonces vi una pequeña brecha aparecer donde él había golpeado, y retrocedí. No dejaría que aquella cosa se metiera en la misma habitación que yo.


Así que cogí un rollo de cinta aislante y comencé a cubrir la ventana. No podía mirarlo directamente, casi me cagué encima tan solo con saber que me estaba mirando. Pero, sin poder evitarlo, eché un vistazo a aquella cara cubierta de piel. Una pequeña ojeada.


Aquella cosa estaba cabreada.


La sonrisa ahora se había vuelto una horrible mueca llena de dientes. La piel que cubría su boca se había rasgado y podía ver su cavernosa garganta. Un temblor amenazante comenzó a llenar la casa, y la pequeña brecha comenzó a expandirse por toda la ventana. Despegué la cinta aislante. El temblor se detuvo, la piel rasgada se curó, y aquella cosa volvia a sonreir. Ahora es de noche, y el ruido no ha vuelto a oírse. No hay ningún sonido, ningún temblor, ningún cristal roto. Todo está en silencio ahora. Puedo sentir sus garras clavándose en el respaldo de mi silla. Puedo oír su piel estirarse mientras sonríe.


Me está mirando escribir.



Comparte esta entrada


Acerca del autor:

¿Qué hay que decir? Simplemente soy un amante de los creepypastas y las cosas sobrenaturales, y se que muchas personas también comparten ésta afición es por eso que decidí crear este blog. Espero que este artículo les haya gustado, gracias por su visita y no se olviden de comentar. El artículo La Figura En La Ventana fue publicado por Enrique Pool el día miércoles, marzo 28, 2012
 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada